Reseña

Punk: NYC  1981-1991

BEN NADLER
Montacerdos
111 páginas

POR CRISTÓBAL GAETE

Image

En los K7`s punk, en las tocatas subterráneas, el acople agudo y molesto es el comienzo habitual del sonido. En el caso de esta biografía el acople es la lengua original; como cualquier traducción hay algo complejo en la lectura, que se va soltando en la medida que nos entregamos a ella. Pero la lectura sucede, gracias a Constanza Gutiérrez, traductora/escritora. Así se revela “Punk: NYC  1981-1991”: un modelo de investigación que supera largamente la escena epocal, el arco prometido; aparece la familia de los héroes del pank rock (que, como los poetas malditos, no deberían tener madre, aunque la necesitan más que todos los colegas) y la vida de un barrio, ejecutando la ductilidad de Ben Nadler para encontrar el tempo narrativo de elementos aparentemente disímiles. Es capaz de narrar los subterráneos, la tragedia de la familia migrante del padre del vocalista de Reagan Youth, de combinar el devenir urbano con la tragedia generacional, elementos algo inexorables en este tipo de historias.

“Punk: NYC  1981-1991” es una lectura contemporánea, codependiente del youtube, lista en los audífonos para impulsar el pogo urbano y dormido en la vida cotidiana, o convertirse en otras páginas de internet; una lectura que se abre, que no quiere agotar su pulso sobreinformando. El algoritmo corrige la búsqueda de Reagan Youth llevándote de inmediato a artistas como GG Allin, mainstream del subterráneo. Y es que la máquina cotidiana te trata de sacar lentamente de la vida pank.

¿Por qué editar este libro en medio del catálogo de Montacerdos que considera buenos narradores chilenos y extraordinarios aportes latinoamericanos? Hay cosas que no tienen explicación, porque NYC está a la mierda de nosotros, por más que nos suene la historia de gentrificación que denomina el fin de una época, por más que nuestro Presidente parezca algo así como el sujeto de la portada. Si quisiera explicármelo, diría: la música nunca es sólo música, veo los nombres que se derraman en las páginas, las ricas citas a la prosa riesgosa de los fanzines musicales contraculturales-tan extraña en los reaccionarios formatos medios literarios- y un modelo para continuar escribiendo nuestros propios libros de música y cultura sin abandonar la pretensión. O acercarnos a las formas de asociación musical, como los compilados y los split, tan necesarios en la independencia y en la autogestión en todo tipo de artes. También en la necesidad de una prosa para convertir esfuerzos apenas perceptibles en épicos. Y contrarrestar esa épica investigando: icónicos espacios no querían a los punks. Nadler complejiza el relato hegemónico que existe en cualquier parte, aunque sea underground.

El epílogo del best seller Jorge Baradit podría funcionar como un complemento de los primeros relatos porteños de Daniel Hidalgo, y entronca muy bien con el epílogo vital de los protagonistas del libro. ¿Qué se puede esperar para las historias subterráneas del pank donde sea?

(Publicado en la edición de octubre 2018)