Reseña

Indómita Versa

PATRICIA KARINA VERGARA SÁNCHEZ
Ginecosofía
72 páginas

por ANA LAZO

Image

La Poeta mexicana Patricia Karina Vergara (1974) es sugerente, como el nombre de la editorial que la publica: Ginecosofía. Violenta, vertiginosa y de “versa clara”, nos entrega en este libro 15 odas contrapatriarcales  plagadas de experiencia personal y también  del dolor de otras cercanas: “No supliques, no gimas, no exijas más/. No habrá justicia/. Nadie tendrá misericordia para ti/. Aún cuando te saquen los ojos, como a Nabila/ los aliados del agresor declararán que lo mereces”.

Constructora de un discurso lírico implacable y  perturbador, que enciende barricadas y arroja miguelitos en las malolientes calles del machismo, sus palabras tienen ese filo tan necesario cuando se pretende rasgar el velo de la naturalización de los enquistados comportamientos misóginos. La denuncia en forma de poema se llena de placer y le otorga melodía al discurso, que pasa de panfleto a canción en un acto de valiosa alquimia literaria.

 “India lesbofeminista y madre (…). Reivindicada gorda como categoría política que esta cultura rechaza”, así la define en parte el prólogo de Pabla Pérez San Martín y son estas características, entre muchas otras,  las que originan poemas notables como “¿Cuándo?” (cuarto de esta publicación) en el que se cuestiona con furia el rol de la mujer como  eterna sobreviviente a todos y a todo.

La ira multicolor de sus coplas alcanza también para las mujeres que se oponen a esta lucha por considerarla poco amable con el compañero y carente de elegancia femenina. Conminada también por sus pares a callarse, a respetar, a frenar la lengua y  a esperar sentada los tiempos de cambio, sus escritos dan cuenta de la imposibilidad de ser paciente en un mundo que sangra desigualdad y violencia, donde se necesita exigir a gritos la parte que nos corresponde.

Grabados en blanco y negro de las series “Proyecto de luna llena” de Claudio El Poc y “Cruce de Cordillera” de Caro Lagos C. enriquecen el material  y otorgan una pausa necesaria al grito lírico visceral de la autora. Otro detalle son las  palabras en Náhuatl  en el poema “Legado”, que descolocan pero invitan a conseguir un gran diccionario de esta lengua azteca y así conocer más de “Tonantzin Tlalli”, saber lo que es el “popochcomitl” y poder definir “atecocolli”.

Llamado constante a la subversión, el poemario de Vergara invita a la revuelta, la protesta callejera y sobre todo a la toma de conciencia de la eterna desventaja femenina, en un mundo falocentrista desde sus orígenes. “Hombre, que llegaste del “viejo mundo”/ fuiste tú quien violó a mi madre”. Cierto es que vengo de una lucha primigenia/entre el semen invasor y la sangre que resiste/Eso no te convierte en mi padre/.Acción Política es negarte reconocimiento/. Apenas eres el maldito de estos labios”.

Con la metáfora como arma y versos transformadores y convincentes - creados en un contexto de machismo sudamericano extremo del México Distrito Federal –la poeta encarna un sentir universal, contingente, feminista y necesario en un mundo que oprime a las hembras y absuelve a los machos, donde el cambio llega a mezquinas gotas, casi imperceptibles, como palmadas en la espalda para todas esas mujeres que han quedado rotas en la travesía.

(Publicado en la edición de julio de 2018)